Escuchar elemento clave en ventas

Escuchar elemento clave en ventasUno de los elementos clave para alcanzar el éxito en el mundo de las ventas es saber escuchar. Escuchando captaremos nuevos clientes, cerraremos más ventas y fidelizaremos a los clientes. Nunca se perdió una venta por escuchar. Nunca se perdió un cliente por escuchar. Sin embargo, hablando en exceso se pierden muchas ventas y muchos clientes.

Escuchando nos ganamos la confianza del cliente. A todos nos gusta que nos muestren interés, respeto y nos hagan sentir importantes. Escuchando mostramos interés por el cliente, le valoramos, le demostramos respeto y le hacemos sentir importante. Escuchando conectamos con el cliente y nos ganamos su confianza.

Escuchando descubriremos las necesidades, los gustos, los deseos y las preferencias del cliente. Profundizaremos en su conocimiento. Reconociendo sus necesidades y gustos podremos presentar los beneficios que le pueden aportar nuestros productos o servicios para satisfacer sus necesidades y resolver sus problemas.

Escuchando con atención detectaremos realmente las objeciones que le pueden surgir al cliente. Así podremos argumentar y superar estas objeciones.

Escuchando cerraremos fácilmente la venta. Conociendo las necesidades y los gustos del cliente, presentando los beneficios que le puede aportar nuestra oferta y solucionando las objeciones, la venta se cerrará prácticamente sola, sin necesidad de aplicar técnicas agresivas de cierre de ventas.

En los sucesivos contactos que mantengamos con el cliente tras la venta, escuchando empáticamente las quejas del cliente podremos solucionarlas.

Escuchando atentamente descubriremos las expectativas, las opiniones y el nivel de satisfacción del cliente. Conoceremos cómo evolucionan sus necesidades, sus gustos, sus deseos y sus preferencias. Así podremos mejorar y adaptar nuestra oferta, prestar mejor el servicio y sorprenderle. Además, avanzaremos en la mejora continua.

Practicando la escucha activa en todos y cada uno de los contactos que tengamos con el cliente desarrollaremos una relación fructífera. Es más fácil ganarse amigos escuchando a lo largo del tiempo, que tratar que otros se interesen por nosotros. A todo el mundo le gusta ser escuchado. Escuchando podremos estrechar las relaciones con el cliente y fidelizarlo.

Para desarrollar tu capacidad de escucha te recomendamos el libro Aprender a Escuchar, nuestro Curso de Escucha Activa y el sitio web EscuchaActiva.com.

Recuerda: por escuchar nunca se perdió ni una venta, ni un cliente.